Placeres descalzos

Julia cuenta su experiencia con la píldora del día después

Mi nombre es Julia, tengo 22 años, actualmente estoy estudiando en la Universidad de Córdoba, aunque este año pedí la beca Erasmus para irme a estudiar a Wroclaw (Polonia).

Ramón y yo llevamos juntos muchos años, pero hemos roto varias veces. Tres meses antes de irme para Polonia él me dijo que si me iba no íbamos a seguir con nuestra relación por el tema de la distancia, aunque yo quería seguir porque con Ramón sentía cosas que nunca había sentido por nadie. Muy a su pesar, decidí irme de Erasmus y mantener la relación en la distancia, y es que estaba muy colada y no me imaginaba una vida sin él.

Desde el primer día que llegué a Wroclaw me sentí muy arropada por mis compañeros de Erasmus. Llegué a sentir que éramos como una familia y eso me ha reconfortado en los momentos de tristeza que he sentido al tener a Ramón tan lejos. Es una de las mejores experiencias que he tenido nunca, creo que el Erasmus lo voy a recordar toda la vida.

En Navidad fui de vuelta sin avisar a Ramón, quería darle una gran sorpresa, nuestros amigos estaban todos en el ajo, me dieron indicaciones de dónde estaba y aparecí de repente en casa de unos amigos con los que estaba pasando la tarde. ¡Qué alegría más grande! No pude evitar ponerme a llorar al verlo allí, con las ganas que tenía de volver a abrazarle bien fuerte.

Esa misma noche hicimos el amor un par de veces, y tuvimos un problema que hizo que se rompiera el preservativo, con el consiguiente susto que nos llevamos los dos.

A la mañana siguiente nos fuimos a la farmacia más cercana y se lo contamos a la farmacéutica. Nos dijo que no nos preocupáramos y que lo mejor que podíamos hacer era usar la píldora del día después para prevenir un embarazo no planificado. Yo nunca había tomado esta pastilla y estaba preocupada por los posibles efectos secundarios y si era abortiva.

Me tranquilizó mucho saber por boca de una profesional, que no eran ciertos los mitos que había escuchado por ahí. Que la píldora del día después en realidad pospone la ovulación para que los espermatozoides no se encuentren con el ovulo y que si había ovulado ya no iba a funcionar porque no es abortiva.

Nos fuimos a casa de mis padres y allí me la tomé, y nos quedamos toda la tarde juntos viendo pelis y comiendo palomitas. Me sentí mucho más tranquila estando Ramón a mi lado, pero como ya me había adelantado la farmacéutica, no me sentó mal para nada.

Al final, todo quedó en una anécdota y en un susto, y doy gracias por esa segunda oportunidad porque todavía no estamos listos para tener hijos. Algún día lo estaremos y tenemos cada día más claro que queremos seguir juntos toda la vida. Ni la distancia ha sido capaz de romper lo que sentimos el uno por el otro.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

[Total:1    Promedio:5/5]


¿Qué te ha pasado?

Resuelve tus dudas consultando este apartado.

Ir

Experiencias

Échale un vistazo a nuestra sección de testimonios.

Ir

Sobre la Píldora

Encuentra más información sobre la anticoncepción de urgencia.

Ir